Antecedentes


Antecedentes


Para un porcentaje relativamente alto de ciudadanos de la UE, una insuficiente formación lingüística y aritmética puede llevar a la exclusión de la participación social y profesional, con una posible pérdida de empleo. Los requisitos para encontrar un empleo están aumentando, incluso en sectores con demanda de baja cualificación. Las habilidades básicas de alfabetización lingüística y aritmética son más importantes que nunca ya que sientan las bases para la formación profesional, la obtención de a un empleo o la independencia personal.

En términos económicos, el analfabetismo genera costes adicionales para las empresas y afecta su capacidad para modernizarse. Estos costes adicionales están relacionados con altas tasas de accidentes, los costes de salario adicionales para compensar la falta de formación de los empleados y el tiempo extra para la supervisión adicional de personal. Estos costes provienen de la falta de producción de riqueza ligada, a su vez, con la falta de cualificaciones óptimas.

El déficit de empleo también tiene un impacto en los propios trabajadores. Aparte de los accidentes industriales que provoca, el analfabetismo es una fuente de absentismo y desmotivación.

Existe el riesgo adicional de que la sociedad de la información pueda enfatizar la exclusión de las personas con carencias en las habilidades básicas y generar una nueva forma de analfabetismo tecnológico caracterizado por la dificultad en la interacción con las nuevas tecnologías de información de los nuevos sistemas de comunicación.

En muchos países, el sistema de enseñanza general, así como el sistema de formación profesional, no están preparados para ofrecer a los adultos las habilidades lingüísticas y matemáticas básicas.